Satirización de el-discurso

Esta es una obra compuesta por una serie de piezas que reflejan una misma realidad. Si bien es cierto que cada una posee un contenido epidérmico particular, todas están en posesión de un concepto común que desencriptaremos al tiempo que abordemos el proceso de creación. Pese a ser dos paradigmas diferentes, el arte de masas y el de vanguardia, el arte popular y el arte elevado, se contagian uno del otro. No es necesario detenerse demasiado en esto; bastará mencionar el trabajo de A. Warhol o J. Koons para documentar cómo, en efecto, el kitsch tiene cabida en los museos y galerías de arte, o cómo el sinfín de  objetos como camisetas, tazas, pósters, chapas, libretas…, reproduciendo imágenes del arte serio, le dan rápidamente amplio consumo.

La premisa de partida es bastante sencilla, mezclar el arte de vanguardia con el arte de masas. Para ello se hace uso del mash up. El mash up es un concepto que proviene de la informática. Es una forma de integración y reutilización. Ocurre cuando una aplicación web es usada o llamada desde otra aplicación, con el fin de reutilizar su contenido y/o funcionalidad. Este concepto ha sido acomodado en el terreno de la ilustración como una combinación o integración de elementos de diferentes orígenes. Así, se combinan, por ejemplo, personajes de videojuegos con personajes de series de televisión o tramas de cómic: podemos encontrar un Mario Bross luchando como superhéroe Marvel o los recientes Minions como protagonistas de la película Pulp Fiction. Se trata, en definitiva y por decirlo en términos postmodernos, de la estrategia de la apropiación y la mezcla.

Teniendo en cuenta todo lo dicho hasta aquí, se entenderá que lo apropiado en este caso del arte vanguardista no sea otra cosa que el discurso, escenificado en Satirización de el-discurso por medio de la imagen de sus creadores. Nos encontramos así ante Guy Debord, Jean Baudrillard, Walter Benjamin, Jaques Derrida, Max Horkheimer y Theodor Adorno o Simone Weil; es decir, pesos pesados en el discurso del arte de vanguarda contemporáneo. (He decido no fechar a los autores, ya que no estoy citando. No sé si el nombrarlos solamente debería hacerlo o si sería mejor incluir las fechas.)

Pudiera parecer que con ello se banaliza dichos discursos; pudiera interpretarse, que la obra, de corte iconoclasta, querría ir contra el “establishment“. Pero no es así, nunca nos podemos apropiar de X y que lo sucedido con X no sea un elogio hacia un aspecto de X, lo apropiado tendrá méritos suficientes como para ser apropiado y por lo tanto, elogiado. Expliquémoslo con un ejemplo que pudiera parecer llevar la contraria a dicha afirmación; Isabel Pantoja y su encarcelamiento. Al apropiarnos de ello estamos enfatizando una realidad meritoria de apropiación. Pese a que nuestra intención sea vituperar lo acontecido reconocemos en ello un hecho elogiable, ya sea su fama, su poder de convocatoria, su protagonismo o su capacidad de emocionar. Después, tras reconocer su  mérito, podemos situarnos a favor o en contra. Pongamos el ejemplo de una realidad más despreciable; el genocidio nazi.  El desprecio, el rechazo, la repugnancia, la compasión, el odio o incluso la incomprensión producida serán emociones notables, no mediocres. La repugnancia causada por la masacre es una repugnancia elogiable. El odio hacia lo acontecido será un odio por definición, será el odio. De lo contrario, si algún aspecto del genocidio no fuera elogiable, nos causaría indiferencia y la indiferencia no causa la apropiación; a no ser que se trate de una indiferencia elogiable, la indiferencia excelente. Así, reconoceremos como plausibles el contenido de los discursos protagonistas de Satirización de el-discurso; del mismo modo que se elogia la eficacia de la imposición de el-discurso en la obra de arte contemporánea. Lo que realmente hay aquí es un desafío al espectador, al consumidor, al jurado, al crítico. Un desafío causado por los dos complejos sufridos por el artista contemporáneo, uno relacionado con la técnica y el otro, con la dialéctica. El primero tiene que ver con el despliegue de medios con el que cuenta el arte de masas. El artista siente complejo ante la omnipotencia de dichos medios. Esta sensación de inferioridad no está realmente justificada, ya que el arte de vanguardia posee un destinatario específico y el lenguaje y recursos que utiliza no siempre aspiran a esa capacidad. Si se conoce el funcionamiento de ambos paradigmas y la elección por uno u otro es consciente por parte del artista, este complejo debe desaparecer, pudiendo entonces explorar en libertad aquellos recursos que por condición se le niegan al arte de masas.

El segundo motivo de desazón del artista contemporáneo procede de la presunta superior capacidad dialéctica de filósofos y teóricos. Este tormento es producido por la necesidad de discurso en la obra de arte vanguardia.Los artistas debemos dividir el tiempo de actuación entre investigación teórica e investigación práctica, mientras que la praxis de filósofos y teóricos, centrada exclusivamente en el contenido, les otorgaría cierta ventaja dialéctica. A este complejo quiere hacer frente precisamente Satirización de el-discurso. Para ello, hace referencia directa a discursos empleados de manera explícita e implícita en la defensa del arte vanguardista y se falsea su contenido. Aspira a ser entendido entonces como un test de medición de verdad (a un di si es “verdadero o falso”, junto a un “razona tu respuesta”). Quizás todas las respuestas sean acertadas. En ese caso pueden suceder varias cosas: que el espectador reconozca al artista como semejante y se identifique con lo representado o que su inteligencia superior y purista considere el ejercicio realizado como auténtica basura. Sin embargo, tiene más de verdad que de basura. Si se desea, se puede calificar a Satirización de el-discurso de rabieta o de berrinche: cuando a uno le imponen una realidad ante la que se siente acomplejado, el pataleo previo a la aceptación hace las veces de catarsis.

Con la intención de que el lector también participe de esta rabieta liberadora se le suministran a continuación las claves mínimas de los mash up aquí concurrentes, el de los paradigmas que actúan en cada ilustración o composición postfotográfica.

Guy Debord presents: Black Mirror:

  • DEBORD, G. (2010) La sociedad del espectáculo. Pre-Textos, Valencia.
  • FILMAFFINITY (2015) [sitio web] Black Mirror: El himno nacional (TV) (2011). [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: http://www.filmaffinity.com/es/film837017.html

Baudrillard theft auto:

  • BAUDRILLARD, J. (2005) Cultura y simulacro. Kairós, Barcelona
  • FERNANFLOO (2013) [sitio web] Un dia en la playa !! | GTA V (Grand Theft Auto 5). [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=PGKByfh0SOw

Instagram: Benjamin en su taller:

  • BENJAMIN, W., WEIKERT, A.E. & ECHAVARRIA, B. (2003) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. Itaca, México.
  • INSTAGRAM (2015) [sitio web] Instagram. [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: https://instagram.com/

Derrida Scissorhands:

  • DERRIDA, J. (1995) Dar [el] tiempo. I, La moneda falsa. Paidós, Barcelona.
  • FILMAFFINITY (2015) [sitio web] Eduardo Manostijeras (1990) [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: http://www.filmaffinity.com/es/film827774.html

Dialéctica Ilustrada:

  • HORKHEIMERr, M., ADORNO, T.W. & SÁNCHEZ, J.J.S.B. (2003) Dialéctica de la Ilustración. Trotta,
  • FACEBOOK (2015) [sitio web] Facebook. [Consulta: 5 de octubre de 2015b]. Disponible en: https://www.facebook.com/facebook
  • TELECINCO (2015) Gran Hermano 16. Reality – Televisión – Famosos – Telecinco.es. [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: http://www.telecinco.es/granhermano/

Simone en Twitter:

  • WEIL, S. & BRETON, A. (2015) Nota sobre la supresión general de los partidos políticos. José J. de Olañeta, Palma de Mallorca.
  • TWITTER (2015) [sitio web] About Twitter. [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: https://about.twitter.com/

PODEMOSDEV (2015) Inicio. [Consulta: 5 de octubre de 2015]. Disponible en: http://podemos.info/