Documenta

TRANSIT

TRANSIT se caracteriza por un ritmo lento porque pretende habilitar la fantasía del espectador. Es cierto que en las producciones de ritmo rápido la imaginación también actúa pero lo hace de un contenido a otro con la misma velocidad que lo hacen las imágenes, procurando averiguar así la imagen que vendrá o el contenido de las presentes. Si la velocidad es demasiado rápida, la fantasía comenzará también una vez termine la producción, como sucede en un tráiler cinematográfico. En cambio, con el ritmo lento de TRANSIT, el espectador dispone del tiempo suficiente entre imágenes para fantasear sobre el significado de cada una de ellas durante su visionado. Se busca el carácter reflexivo del arte elevado.

El lenguaje utilizado  continúa alejándose del arte de masas cuando se hace uso del silencio. El silencio prolongado es un lujo que la televisión o el cine no se pueden permitir. Lo que acontece al alejarnos del lenguaje del arte de masas es que se solicita al espectador un mayor grado de atención. No hay un hilo musical que nos amenice su consumo. El cine, las series televisivas, los documentales, los programas en directo y en definitiva, cualquier mercancía distribuida por la industria cultural, han llegado a tal grado de especialización técnica que mantienen al espectador en la pantalla. Cualquier variación en el lenguaje supondrá una mejora a la hora de captar la atención del espectador. TRANSIT se aleja, para acercarse al arte de vanguardia. Para exigir al espectador.

They and their sounds: El espacio público como lugar de tránsito, la realidad no volverá a ser la misma, ni hoy, ni mañana. Dentro de dos décadas, la realidad reflejada se dejará ver con mayor facilidad. Su ropa, sus movimientos, sus sonidos. Se ha capturado aquello de “no tenemos dinero, no tenemos nada”. No es Croacia, pero sus circunstancias también merecen ser documentadas; no son refugiados de guerra, pero merecen ser escuchados. En otro continente, la realidad reflejada se dejará ver con mayor facilidad. No es Rumanía, pero merecen ser vistos.

Time: El tiempo, el tiempo, el tiempo en el espacio público. ¿Quién lo disfruta? ¿Quién lo goza? El espacio público como lugar de tránsito. Ellos caminan para llegar allí, no para estar aquí, en el espacio público. Él no tiene prisa, el papel que juega en la producción industrial ha finalizado, no tiene  prisa, no quiere llegar a casa. Él disfruta el espacio público, lo utiliza. Esperar a la muerte. Para ellos tampoco hay prisa. Silla de ruedas, O.N.C.E, algunos trabajan, otros no. Les une el papel en el sistema del capital y una minusvalía. En el espacio público. Y el sujeto creador –yo mismo- fumando un cigarro mientras observa –observo-.

Doubt: La duda, la incertidumbre. ¿Quién vendrá? ¿Qué pasará? Lo desconocido a la vuelta de la esquina, el sonido estridente y punzante de la radial. El ladrido del perro. La mujer corriendo, El Corte Ingles, la mujer corriendo tiene clase. Estar alerta. No molestar, no romper la armonía civil, miedo al enfrentamiento, al acercamiento, a las situaciones incómodas en el espacio público.

Purchase, buy cheap: En el rastrillo, en el piojito. Ellos venden barato. Ellos compran barato. El sujeto creador es una más -soy uno más-. Pretende –pretendo- pasar desapercibido, pero es difícil. Quiere –quiero- observar pero es –soy- partícipe. No hay miedo al acercamiento, no hay miedo al enfrentamiento, es otra armonía civil, otra educación, otra cultura, la de comprar barato. La de la mercancía amontonada. Otra estrategia de venta en el espacio público.

He/she: El tránsito en el espacio público, subjetividades, identidades. Ellos pasan a ser él o ella. Convivencia. Él compra en el Corte Inglés. Él trabaja pero no se mancha, es el capataz, lleva un jersey. Ellos no. Ella camina con decisión, la vida ha sido dura. La calle es su pasarela, pero no de moda. Cabe imaginar sonando la música de El Corte Inglés a su paso, pero no se lo merece. Su caminar lo dice todo. Él pide propina en el espacio público. Ella no mira, camina con decisión. Afronta el sonido de la radial sin inmutarse. A ella le gusta el rojo, se siente femenina, botas, bolso y gafas de sol. En el espacio público. Memoria de un pueblo, memoria de un pensamiento. Diario personal, memoria de una experiencia personal en el espacio público.

 

 

Cuatro historias no narrativas

Cuatro historias no narrativas es una producción audiovisual fruto de una investigación práctica que al mismo tiempo del cine documental, de la no-ficción y el documental de ensayo. Quizás sea la pieza más intuitiva de las aquí presentadas. Parte de la siguiente idea: la conciencia está compuesta de tres estadios, la inconsciencia, la pre-consciencia y la consciencia propiamente dicha. Entre la consciencia «aquello sobre lo que hemos reflexionado», y la inconsciencia, «aquello de lo que no tenemos consciencia o no hemos reflexionado», se encuentra la intuición o la pre-consciencia. En ella, habitan datos como nombres, fechas o lugares que no forman parte de la consciencia hasta que son requeridos, aquella información que formó parte de la consciencia y hemos olvidado. Es decir, la pre-consciencia está habitada por aquello que conocíamos pero cayó en el olvido a causa del desuso (Freud, 2009). Una decisión intuitiva no es una decisión irracional, es una decisión que ejecutamos rápidamente y sin un aparente razonamiento debido a que la información barajada se encuentra en la pre-consciencia.

La intuición también se puede comprender como una previsión de futuro, como sospecha de una realidad futura. Es decir, se puede tener la intuición de que lloverá si vemos el cielo encapotado, o de que aquel coche se detendrá porque el semáforo está en rojo. A mayor capacidad de intuición, mayor coeficiente intelectual (RTVE, 2008). De este modo y al decir que el proceso de creación de TRANSIT ha sido intuitivo estamos afirmando que al grabar las escenas, el trabajo cognitivo se cargó sobre la pre-consciencia y que gracias a los datos conscientes caídos en el olvido, el proceso de postproducción adquirió una forma concreta y consciente de manera rápida. Hecha esta aclaración, pasamos a centrarnos directamente en la elaboración de la pieza

Una de las principales preocupaciones en el cine documental es la relación entre la realidad y su representación; en otras palabras, qué es lo que se considera una representación apropiada y fiel de la realidad. A lo largo de la historia del documental, esto ha dado lugar a una constante oscilación entre la aspiración de conseguir una representación factual, lo más cercana al objeto representado, y la imposibilidad de lograrlo. Se planteaba así una tensión entre la documentación objetiva de la realidad, por un lado, y la presencia subjetiva de quien realizaba la representación, por otro, situando ambos componentes en extremos que parecían irreconciliables. Sin embargo, algunos realizadores han cuestionado esta concepción a través de películas que borran los límites entre documentar y crear, obligando al espectador a reconsiderar su separación (Schlenker, 2009)